Encuéntranos

Dirección
Eje Central Lázaro Cárdenas 6,

CDMX

Horas
Lunes a viernes: de 10:00AM a 7:00PM
Sábado: 10:00AM a 4:00PM

Sobre lo que viene para las representaciones homosexuales en el cine

Francisco Marín

Se puede afirmar que mucho se ha logrado en cuanto a la forma de representar a los homosexuales en el cine. Si se toma en cuenta que se viene desde una invisibilidad, el aparecer en celuloide brindó la posibilidad de mostrarse ante el mundo. Claramente, las representaciones que se hacían eran caricaturescas y arquetípicas (muchas todavía lo son). Se trata(ba) de imágenes negativas de los homosexuales, pero, siguiendo a Richard Dyer, cumplieron con la función de dar visibilidad.

Los homosexuales pasaron de ser villanos a ser enfermos, después a tener una condición psicológica que afecta su comportamiento, o bien, tener todas las anteriores. Actualmente ese tipo de estereotipos sigue vigente en muchos filmes y otros tantos siguen compartiendo una característica en común: el desenlace trágico para dichos personajes.

En la filmografía mundial de los últimos años la apertura ha sido mayor. Hemos abandonado poco a poco las historias de “salidas del clóset” que iniciaron en los noventas y que tuvieron un papel fundamental en la normalización de la presencia de los homosexuales en todo tipo de cintas. Ahora podemos encontrar, a través de voces autorales en su mayoría, películas que lidian con las problemáticas propias de las disidencias sexuales, más allá de hacer de su propia condición el problema central del filme.

Búsqueda de identidad y pertenencia, encontrar el amor, la preocupación por el futuro o la inmediatez de las relaciones románticas, forman parte de estas nuevas inquietudes que se observan en películas como Weekend (Andrew Haigh, 2011), Hawaii (Marco Berger, 2013) o Fin de siglo (Lucio Castro, 2019). Se trata de filmes que dejan atrás la vergüenza y abren paso al orgullo a través de la representación positiva de relatos y personajes con cuyas situaciones es fácil empatizar y encontrarse en pantalla.

Más allá de la “normalización” que se pueda llegar a buscar (si es que algo así existe) es importante encontrar en el celuloide representaciones que construyan una imagen capaz de cambiar el paradigma y estigma que todavía existe en contra de la comunidad LGBTTTI.

Me parece interesante la forma en que la representación del cuerpo masculino ha mutado. Su sexualidad y exposición sigue causando revuelo y puede hasta ser vista en ocasiones como tabú, pero nos encontramos ante una resemantización en donde el cuerpo de un hombre puede ser mirado, erotizado y politizado, situación que hace algunos años era impensable. Es necesario hacer notar que las miradas que observan al hombre, siguiendo a D.A. Miller, pueden ser heterosexuales y homosexuales. Las primeras ven al cuerpo como una herramienta y como forma de intimidar o impresionar a otro; las segundas tienen la finalidad de satisfacer a quien lo mira.

En el cine mexicano las imágenes de homosexuales siguen regidas y delimitadas por la figura del macho mexicano y el machismo que caracteriza al país. Cuando un relato se aventura a explorar personajes homosexuales se topa de frente con uno de los más grandes monstruos que enfrentamos como sociedad: la homofobia.

En las comedias que abarrotan las salas del país, los homosexuales siguen estando relegados a tener un papel secundario y eso si es que alguno aparece. No hay que olvidar que son estos filmes los que tienen mayor exposición ante el público y por consiguiente los que más pueden influir en la formación de imágenes y representaciones dentro del imaginario colectivo nacional.

Los filmes de autor o festival han sido más aventurados al momento de brindar espacios para los homosexuales en pantalla. En su gran mayoría dejan ver el contexto homofóbico que rodea a sus protagonistas y lo que dicha realidad los ha obligado a hacer con tal de seguir existiendo. En una sociedad que hiere y lastima a aquel que es diferente ¿quién querría arriesgarse a ser descubierto como tal?

¿Qué viene para las representaciones de homosexuales en pantalla? Me gustaría pensar que se trate de relatos en los que nuevas realidades sean mostradas y asimiladas, historias que permitan cada vez más encontrarnos en pantalla. Espero un cine que sea capaz de eliminar por sí mismo la etiqueta de filmes LGBTTTI y encuentre un espacio más allá de su nicho, más allá de un clóset del que salimos hace tiempo, pero que solamente cambió de tamaño.

Share